miércoles, 16 de septiembre de 2009

Paz y Guerra

Echo mano de una entrada en borrador que dejé inconclusa hace varios meses.

"Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño". "El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar."

Bajo estos dos principios fundamentales Sun Tzu desarrolla su obra "El arte de la Guerra". Este valioso documento llegó a mis manos antes de conocer el internet, cuando era yo un mozalbete que gustaba de patear al prójimo y de, cual gallo de pelea, buscar broncas con medio mundo, sin importar si eran amigos, hermanos, compañeros de colegio, extraños...

Olvidado en un rincón mi viejo ejemplar durmió durante varios años, hasta que un día aparecieron los juegos de estrategia: Age of Empires y StarCraft. Fue entonces que estudié con ahínco sus principios: Atacar un flanco con pocos soldados, para luego atacar por surpresa otra zona con todas tus fuerzas; la ventaja de la posición; fingir debilidad cuando uno es fuerte y fortaleza cuando uno es débil, etc.

Por los naufragios en la red y en algunos libros me enteré de una "segunda parte" del Arte de la Guerra, una escrita por Bin Sun (descendiente directo de Sun Tzu). Y encontré a la vez, comentarios o escritos de otros personajes, como ser Napoleón y Maquiavelo (ahhh el buen Maquiavelo...)

Y para conocer el otro lado de la medalla encontré, sin querer, debo admitir, un pequeño texto con menos de 100 páginas: "El Arte de la Paz", escrito por Morihei Ueshiba, fundador del Aikido.

Algunas citas de ese libro:
- No encares este mundo con temor y rechazo. Afronta con valor todo lo que los dioses te ofrecen.

- Tan pronto como te ocupes del "bien" y el "mal" de tus semejantes, creas una abertura en tu corazón por la que entra la malicia. Examinar, competir y criticar a otros te debilita y te derrota.

- Contempla las obras de este mundo, escucha las palabras del sabio y toma todo lo que es bueno como propio. Con esto como base, abre tu propia puerta a la verdad. No desprecies la verdad que está justo ante ti. Observa como fluye el agua en el arroyo de un valle, suave y libremente entre las rocas. Aprende también de los libros sagrados y de la gente sabia. Cada cosa -- incluyendo ríos y montañas, plantas y árboles -- debería ser tu maestro.
Una maravilla de filosofía, sobre todo en esta época de contínuas crisis, desde las personales a las que engloban más gente, pueblos, culturas, países....

La utilidad de estos textos va más allá de su aplicación a cuestiones de confrontación, es más, todos hacen referencia (algunos de manera muy explícita) a que la lucha es contra nuestros prejuicios, miedos, soberbia, y que el oponente físico (otra persona) es tan solo un compañero en esa lucha.

Hace poco vi un documental del National Geographic en el que un japonés autodidacta en sus estudios de inglés, inspirado en el "Libro de los Cinco Anillos" utilizó la estrategia explicada en esa obra para pulir ese idioma a tal punto que pudo pasar el examen para graduarse como Traductor Simultáneo; siendo uno de los doce que lo lograron entre más de dos mil postulantes. Sublime ejemplo de superación del enemigo o de un obstáculo en base al conocimiento de uno mismo y de sus propias sombras.

Dadas las circunstancias en las que mi país y mi mundo se encuentran, no nos (no me) caería mal empezar a ver al otro como a una parte de uno mismo y no como a un enemigo al que se debe aniquilar.

Adiós a las crisis!!! El que está aquí y allá y más allá es mi hermano... o mejor, todos somos UNO.

Paso a colocar los links de los libros arriba mencionados:


Con la esperanza de haberles sido de utilidad y de despertar la curiosidad de algún lector - buscador, me despido momentáneamente.

Abraxos!!

8 comentarios:

Vania B. dijo...

Maldadoso volviste!!!! espero que no te pierdas por tanto tiempo.

Me parcen muy sabias las citas de Ueshiba, esenciales para "no dejarse" con el mundo, sobretodo este que nos tocó que cada día está más loco y escaso de memoria, donde la gente piensa que el libertinaje es libertad y se cree cualquier mentira repetida hasta el cansancio que pasa como la verdad más absoluta.

Un abrazo enorme y bienvenido de nuevo.

Lucybel dijo...

:O

Volviste!!!!!

Y renovado!!!!

Es cierto... a esta altura está mucho mejor hablar de paz que de guerra, de amor que de odio y si bien es necesario saber tácticas en tiempos violentos presumo que es mejor SABER como evitarlos (te lo dice alguien que intenta de todas las formas posibles evitarlos) .

Vi que comentaste mi blog (se le agradece señor maldad). Ya mismo procedo a responder (o cuando tenga tiempito en el trancurso de la tarde)

ALUCINANTE que ya puedas comentar y escribir!

Saludos!

La Maldad dijo...

Vania:

Gracias por las palabras, pues es claro que en la vida hay que saber de todo, desde como evitar las broncas hasta como ganarlas, pero estoy seguro que hay más de una forma de solucionar los problemas y que pocas veces el conflicto llevado al extremo sirve para algo.

Un super abraxo y hasta la próxima!!!

La Maldad dijo...

Lucybel!!!

Psss ya era hora de volver, dificultades con el internet de institución pública me alejaron del mundo bloguero... eso y que los vampiros están de moda jajajajaja

Creo que la paz no es la ausencia de conflicto, sino un estado del alma cuando alcanzas comprender verdades más profundas. Me encanta el texto de Ueshiba, sin embargo las aplicaciones del Arte de la guerra de Sun Tzu son infinitas, así que no podría "quedarme" con uno y desmerecer el otro.

Apapachos y gracias por comentar!!

mefistum dijo...

Acabo de descargar El libro de los cinco anillos y leí de una el prólogo. En él se cuenta, entre otras cosillas, que el autor era conocido por no haberse peinado jamás, ni nunca haber tomado un baño y, además, como si fuera necesario decirlo, se especifica que no se casó en toda su vida ¡Ja!

Qué bueno saber de tí de nuevo Malvado, casi te extrañé :D

Saludos y un gran abrazo.

mefistum dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mefistum dijo...

Disculpas por el comentario suprimido. Por la %$&, se aleja uno un par de semanitas de los blogs y ya éste teclado inepto se olvida de cómo publicar unas palabras.

Ahora si, chaucito.

La Maldad dijo...

Don Mefis!!

Sip, es increible que un tipo tan ducho en el arte de la espada haya sido tan descuidado.

Pero seguro fue una etapa pasajera... lo de no haberse casado, psss leí El Libro del Samurai, de autor anónimo (HAKAGURE, que alguos lo toman como el autor, solo indica Hojas Ocultas) en el que señala que la homosexualidad era un modo válido y aceptado de satisfacer los deseos. Así que por ahí tal vez daba y recibía don Musashi.

Y bueno, hasta al mejor cazador se le va la liebre...

Abraxos

PD Publica algo, ok?