miércoles, 23 de abril de 2008

¡Bogus Blogus cumple su primer año!

¡¡¡Y por fin!!!

¡El Primer Bogusniversario!

Un año ya de escribir cuentos, algunas reflexiones personales y colgar algunos cómics. Ah… y de cambiar de plantilla casi cada tres meses :D

Aunque tal vez hayamos asistido al último episodio de las aventuras de Rubén el Vampiro, pues me enteré que hay una serie de TV en Warner Channel que se llama Moonlight y trata de un tema demasiado parecido al que propongo.

Lo mejor de este año fue entablar nuevas amistades: Mefistum, CaTa, Aspria, Purplechild, Carranz (a quien espero que le hayan devuelto su cámara), Don Juan de Sarco, Lorenzo Choquehuanca Muller y otros blogueros a los que solamente molesto de vez en cuando como Mente Marxita (excelentes los temas de Avantasia que puso) y el Dr. Gnomegang (Jesús meditando??? mmmm).

A Lucybel y al Llamero Solitario ya los conozco de tiempo, son un par de genios. Lucybel con su aplomo y visión clara de la vida... bueno de SU vida y Don Llamero con sus rollos contra el gobierno. Por suerte dejaron de lado el comentario político ambos, aunque algo me dice que será una ausencia solamente temporal.

Sin embargo, es bueno haber creado y participado en una red de blogueros que piensan, sienten y opinan en un marco de plena seguridad, confianza y, sobre todo, respeto. Por ahí y va aprendiendo la gente lo mismo en otros blogs y otros ámbitos, que buena falta le hace al planeta el comunicarse sin la palabra universal: BANG!

De todos modos, como dije en mi primera entrada no me agradan los blogs en los que solo campea la piratería, el ctrl-c y ctrl-v como única fuente bibliográfica, así que espero que las velas que pongo a los santos, las horas de meditación y las 4 tazas de café que me tomo al día me ayuden a ser un poco más creativo y más sensible a las tonteras en las que nos debatimos. Salir del molde tan reducido en el que fuimos criados, educados, adiestrados… esa es la meta, esa es la esperanza.

Ahora lo que todos esperaban. Como regalo del primer añito de este blog les pongo 2 cómics y una foto.

El primero es, por supuesto: BATMAN, la famosa obra: La Broma Asesina pero esta vez en una edición de lujo que presenta algunas variantes en cuanto a los colores, calidad del dibujo y bueh… para los que leyeron y/o tienen la versión original, comparen y disfruten nuevamente este excelente cómic. Para los que no lo leyeron… a lo mejor les darán unas cuantas ideas acerca de los orígenes oscuros del Joker, y con la nueva película de Batman pronta a estrenarse, pssss un buen aperitivo para el filme.

Ahora, como regalo número 2: Wanted de Mark Millar, que también tendrá su película en los próximos meses. Es uno de mis cómics favoritos de los cuales tan solo pude leer la versión en inglish, en portugueis y ahora en espanish, todas en el internet. Trata de un mundo (nuestro mundo) en el que los superhéroes existen o por lo menos existieron antes de ser acabados por los supervillanos. Irreverente, mordaz y con alguna que otra luz sobre el adormecimiento al que nos sumió la sociedad de consumo en la que nos movemos. Pero 100% entretenida.

Este regalo viene en 6 episodios, vamos ya saben... click, esperar, descargar, leer y suprimir.

Y por último, de regalo la foto de Mefistum, quien como muchos saben es amante de los gatos, solo que el término amante toma otro matiz con esta foto, que no saben cuanto costó en el bajo mundo: sangre, sudor y lágrimas, pero ya tenemos pruebas que el amor de Don Mefis por los felinos no comenzó con la fotografía (“parafilia” es un término que viene a mi cabeza).

Es broma, pero... quién sabe!

Bueno, no quisiera empezar a nombrar a todos aquellos con quienes me relacioné a través del mundo bloguero (a los primeros en aparecer y los más frecuentes en comentar ya los nombré), hay algunos que toman mis comentarios con mucho humor, como yo cuando los hago, otros se ofenden, y temo que si empiezo a dar nombres, por ahí se me va alguno y como no quiero causar resentimientos:

UN FUERTE ABRAXO PARA TODOS Y UN MILLÓN DE GRACIAS POR VENIR.

Recojan sus regalos!!! (Y dejen los suyos, no sean tacaños)

¡larga vida a Bogus Blogus!!!

Con todo cariño

La Maldad

ACTUALIZACION: Chequen este yutubo!!! y luego descarguen Wanted.


jueves, 3 de abril de 2008

Insomnio

Hace varias decenas de minutos estoy en la misma posición, boca arriba, mirando el techo de mi habitación.
La oscuridad de mi cuarto dejó de ser un problema, puesto que mis ojos se acostumbran con facilidad a la falta de luz.
Intento dormir, doy vueltas en la cama pero no pasa nada. Se convirtió en una situación recurrente desde hace varias semanas: Me acuesto, en busca de un merecido descanso, duermo unas horas y de pronto a las 13:00 p.m. aproximadamente… tengo insomnio.
Una criatura de las sombras como yo y con un problema tan mundano como el desvelo.
Como cualquier mortal, busco consuelo en la televisión, la enciendo y tan solo hay noticias, que si la economía, que si la política, que si los ataques terroristas… la misma mugre de siempre.
Y, ¿si salgo de mi habitación?
Lo he meditado muchas veces; salir, pasear un momento para ver si así me despejo y luego nuevamente a conciliar el sueño.
Los humanos “normales” si tienen insomnio pueden salir de noche, pero yo no puedo pasear de día. ¿Justo? No lo creo.
Abro la puerta de mi cuarto y salgo. No hay nadie, tan solo camino, sin rumbo, sin nada especial en la mente, solamente esa curiosidad, la emoción de enfrentarme al día… bueno a la luz de una tarde que comienza, auqnue sé que la estoy evitando.
Vivo en el sótano de un edificio de oficinas, nadie me molesta, pocos saben que alguien utiliza ese cuarto y aunque me vieran supondrían que me paso disfrutando de noche y aplacando los efectos de una vida “desordenada” en horas diurnas.
De todos modos, es una linda habitación, bastante cómoda y por el momento me sirve. Pienso en Ayesha y su departamento en un edificio céntrico o Don Vicente Argandeña con su mansión a todo lujo en una zona residencial, espero que cuando tenga más años como vampiro también consiga una mejor posición económica. Pero creo que no hay planes de retiro para vampiros.
En la oscuridad de mis pensamientos y del subsuelo de mi morada, veo la luz y tiemblo. No es una gran idea, no es nada interior… solo es un delgado haz de luz que se cuela por una rendija.
Doy media vuelta y decido volver a mi habitación.
Pero ya llegué muy lejos y hay algo en esa luz que me atrae. Me siento como una polilla cerca de la flama, atraído, tembloroso, excitado…
Retrocedo unos pasos, veo la luz directamente y siento mis ojos arder, se llenan de lágrimas y de dolor. Los entrecierro, pero el efecto es el mismo.
Corro a mi cuarto y saco los lentes de sol más oscuros que tengo, y cuando llego al pasillo veo que el haz de luz ha desaparecido. Corro por mis oscuros dominios, busco con temor una maldita luz de día para poderla ver, como lo hacía antes.
No entiendo, mi inesperada obsesión me podría resultar fatal, ¿Qué pasaría si en lugar de un haz de luz me encuentro con toda una puerta o ventana abierta?
Mis ojos me duelen y los cierro a medias. A menos de cinco metros de mí, se cuela por las tablas mal colocadas y rotas de una puerta clausurada un delgado rayo de luz.
Tiemblo, mis emociones están encontradas, por una parte quiero irme y por otra quedarme y disfrutar el momento.
Saco las gafas oscuras y me las coloco. Los ojos me duelen menos y me acerco lentamente.
Puedo ver partículas de polvo, diminutas pelusas flotando en el aire y haciendo su aparición de la nada gracias al rayo luminoso.
Suben, bajan, giran, desaparecen y otras, en reemplazo, transitan por la iluminada y pequeña vía. Parecen siglos los que pasaron desde la última vez que vi algo semejante.
Soplo hacia la luz y sus diminutos y transitorios habitantes dibujan con gracias remolinos en los que jamás chocan unos contra otros. ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo conservan el orden en semejante caos?
Sin pensarlo dos veces acerco mi mano a la luz.
El olor a carne quemada es simultáneo a la breve pero espesa columna de humo que se eleva rápidamente.
El dolor no se deja esperar, pero no retiro la extremidad hasta que se hace insoportable.
El malestar desaparece rápido, mas no así las pequeñas brasas que le dan a mi palma un toque rojo que se aviva con el ligero soplido que le doy.
La luz del sol es mi perdición, es el pequeño motor que me empuja a volver a mi realidad, a reconocer que soy quien soy y lo que soy.
Vuelvo a fijar la vista en el angosto rayo solar y descubro una pequeña partícula brillando, como con vida propia, flotando entre las otras. Es una pequeñísima brasa, parte mía que se ha unido al caos y al orden de las demás partículas danzantes. Y junto con las otras, sube y baja, mientras mi respiración y mis ojos, casi sin dolor ahora, le acompañan hasta que caigo en el anhelado y reconfortante sueño.

Despierto. Me quito los lentes de sol, pues ya anocheció.
Observo mi mano que muestra una gran herida abierta. Conseguiré en seguida el alimento necesario para sanar. Tengo mucha sed y… alguien morirá esta noche.